Casi al final del servicio dominical el sacerdote preguntó: -¿Cuántos de ustedes han perdonado a sus enemigos?.. El 80 por ciento de la sala levantó la mano. El